Todos los pitbulls son felices, pero este me ha llamado especialmente la atención porque es el más feliz de todos con diferencia. Tiene una cara que con la unión de las arrugas parece que se está riendo a cada instante.